3 de octubre de 2007

cara.cuerpo.persona.nada.


No puedo acordarme de una cara.
Una vez más me pasa que no puedo acordarme de más
de un rasgo, o ni aún.
A veces pasa que al ver las fotos de un encuentro me encuentro (x2
si) con un montón de caras extrañas. Casi como un collage. Hasta que llega un momento
en que uno puede llegar a pensar que fue una especie de sueño todo. Es que hasta el acto de hacer el collage me es desconocido.
Puede que esa persona por un instánte al menos haya sido importante.
Cuántas veces pasa hasta que ese collage empieze a tener sentido, empieze a ser familiar?

3 comentarios:

Mikage dijo...

al escuchar la voz me acorde de la cara

Liam dijo...

Recordar el rostro de las personas, siento a veces, es una clase de imposición social predefinida. Es imperdonable que no recuerdes un rostro... Y yo siempre me los olvido.

Prefiero recordas sus palabras o sus hechos antes que sus rostros... Y así tambien me gustaria que me recuerden a mi, creo que mis palabras son mas interesantes que mi rostro.

Mikage dijo...

Nunca me puse a ver desde ese punto de vista, ya que soy yo la que me impongo acordarme de cada detalle de las personas. Lo sorprendente es que de personas que pasaron por mi vida puedo no acordarme de sus rostros y de personas a las que solo vi por fotos las reconozco si me cruzo por la calle.
Si tengo que elegir, bueno.. que se acuerden de mis actos, palabras, reacciones, acciones antes que de mi rostro.